Cómo saber qué defectos y virtudes destacar en una entrevista de trabajo

¿Cómo podéis saber qué defectos y virtudes destacar en una entrevista de trabajo? ¡Conoced todos los trucos para que la entrevista sea un éxito!
5
Rated 5 out of 5
5 de 5 estrellas (basado en 2 reseñas)

¿Cómo saber qué defectos y virtudes destacar en una entrevista de trabajo? Esta es una de las preguntas más comunes cuando estamos ante el reclutador de la empresa cuya oferta laboral nos interesa. Después de haber comentado, probablemente, vuestra experiencia profesional y formación, llega una de las cuestiones más temidas por el común de los candidatos… ¿Qué es lo mejor que podéis aportar y lo que peor se os da?

Antes de nada… ¡No os preocupéis! Aquí estamos para ayudaros a solventar esta duda, y creednos cuando os decimos que es bastante menos complicada de lo que parece a priori. La clave del éxito es escribir un currículum que os defina muy bien, y tener, en consecuencia, las ideas muy claras sobre qué os caracteriza como profesionales. Si sois diseñadores gráficos, por ejemplo, y habéis tenido una prolongada experiencia haciendo logos corporativos, evidentemente esta es una de las cosas que podéis aportar. Sin embargo, quizás no podéis aportar tanto en el ámbito de la edición de fotografías, porque es un campo en el que habéis experimentado menos.

En definitiva, vamos a ver qué consejos os pueden venir bien para hablar de vuestras virtudes, y qué trucos seguir para mencionar los defectos a la hora de ser preguntados en la entrevista. ¿Os interesa este tema? ¡Pues continuad leyendo nuestro blog!

¿Cómo hablar de las virtudes en una entrevista de trabajo?

respuestas en una entrevista de trabajo

Quizás, a priori, os pueda parecer más sencillo hablar de vuestras virtudes y menos hablar de vuestros defectos, sobre todo si pensamos que el objetivo final es conseguir el puesto de trabajo y dar la impresión de que sois los candidatos ideales.

Pero lo cierto es que en una empresa están buscando que sepáis focalizar bien qué es lo mejor y lo peor que tenéis, y están muy acostumbrados a oír a personas describirse como los mejores trabajadores posibles, y que luego los defectos afloren en la primera jornada laboral. Por ello, os vamos a dar unos buenos consejos para elaborar vuestra lista de virtudes cuando llegue esta pregunta a la entrevista:

  • No exageréis. Esto es muy importante, porque los reclutadores son personas especializadas en recursos humanos, y saben perfectamente cuál es la tendencia general a querer impresionar, por lo que no van a ver con buenos ojos que digáis de seguido y sin pensar una lista de veinte cosas positivas sobre vosotros mismos.
  • Lo ideal es decir una lista de tres adjetivos positivos, y a ser posible que estén lo más relacionados posible con los requisitos del puesto de trabajo. Si es un trabajo de contabilidad, por ejemplo, intentad hablar de vuestras competencias comunicativas, de organización y de manejo de excel, y dejad a un lado las que tengan que ver con que sabéis inglés, tocar algún instrumento musical o photoshop.
  • Tampoco es recomendable utilizar adjetivos demasiado personales, aludiendo a vuestra calidad como personas por ejemplo. No es demasiado serio decir que sois buenas personas, o que sois amables, sino algo referido a vuestra labor profesional, como por ejemplo que sois empáticos o que tenéis buenas competencias comunicativas.
  • Acompañad vuestro discurso con un buen lenguaje corporal, que diga de vosotros que estáis completamente seguros de lo que estáis diciendo. En definitiva, ser asertivos en la manera de expresaros aunque lo que estéis diciendo sean cosas buenas.

Cómo enfocar la forma de hablar de los defectos

virtudes y defectos

¿Es esta parte, quizás, la que más os preocupa? ¡Así es, desde luego, en la gran mayoría de los casos! A veces podemos tener miedo de decir algún defecto que choque directamente con los requisitos fundamentales de la oferta, y que este sea el motivo por el cuál finalmente no nos seleccionen.

Pero para los reclutadores es importante que sepáis decir vuestras debilidades, eso sí, con una pequeña recomendación: siempre hay que acompañar el defecto que digáis con un acto de flexibilidad, esto es, decir qué estáis haciendo para mejorarlo.

Pongamos el ejemplo de que estáis en una entrevista laboral para coger un puesto de informático en una empresa cualquiera. Quizás cumplís todos los requisitos ampliamente, pero hay uno de los programas que habéis tratado menos en vuestras experiencias anteriores. Este debería de ser uno de los defectos que contéis, eso sí, diciendo que desde que habéis sabido que era parte fundamental del trabajo, habéis empezado a hacer un curso online y que sois personas que aprendéis rápido.

Otro ejemplo puede surgir cuando se hablan de habilidades o competencias blandas: pongamos que comentáis en la entrevista que sois personas un poco caóticas a la hora de trabajar, pero que como os conocéis bien, estáis utilizando alguna aplicación del móvil para organizaros mejor y así no olvidar nada importante. También puede ser conveniente usar el sentido del humor en la entrevista, y contar alguna anécdota inocente sobre algo que os haya pasado en experiencias anteriores y os haya hecho aprender.

El caso es decir defectos que suenen reales pero solucionables, porque no decir absolutamente nada no va a causar una buena impresión. Por el contrario, lo que va a hacer pensar a los reclutadores es que no os conocéis lo suficiente, o que tenéis defectos lo bastante grandes como para no querer decirlos en la entrevista.

Las virtudes y defectos que es mejor no decir

Cómo describir las virtudes y defectos

Dicho todo esto, entonces esperamos que os haya quedado claro que lo importante en una entrevista es mostrarse lo más naturales posibles: decir tres virtudes que estén relacionadas con el puesto de trabajo, y tres defectos a los que podáis añadir una mejora próxima.

Sin embargo, la lógica nos tiene que llevar a la cuestión de que no se puede pecar de demasiada honestidad, y hay cosas que siempre es mejor no decir. Si, por ejemplo, sois personas que os soléis cansar muy rápido de los trabajos, y no duráis demasiado en ellos porque siempre os interesa ir cambiando, es mejor no decírselo a la persona que está a punto de contrataros. De la misma forma sucede si lo que pretendéis confesar es que habéis tenido problemas con equipos de trabajo anteriores, o bien os cuesta relacionaros.

Y con esto hemos llegado al final de nuestro post, donde esperamos haberos ayudado a resolver las principales dudas sobre cómo saber qué defectos y virtudes destacar en una entrevista de trabajo. Para cualquier otra duda, podéis escribirnos a través del formulario de contacto. ¡Hasta la próxima!

 

Artículos relacionados

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Compártelo